Benito Hernández Cabrera (Benito el Viñalero) LA DÉCIMA AL PIE DE LOS MOGOTES

Viñales de tus bohíos
Tus valles y tus montañas
De tus salubres entrañas
Nacieron los versos míos [….]

(Autor: Benito Hernández Cabrera)

El «Repentismo» es el vocablo específico cubano que define el arte de la poesía oral improvisada, constituyendo una de las formas de expresión poética humana más antigua y universal. La esencia del repentismo radica en el desarrollo de un diálogo constante, en verso, musicalizado, cuya creación es totalmente expontánea. Se  conoce como el «punto cubano» a la musicalización del repentismo, siendo los principales instrumentos la guitarra, el tres, el clave y el güiro, todos ellos instrumentos tradicionales del sonido cubano.

El poeta repentista improvisa desde las «décimas», alternando con la música del punto, cantando sobre temáticas variadas, aunque muy contextualizadas y circunstanciales, sobre el aquí y el ahora.

Sobre los orígenes de las décimas y el repentismo, Alexis Díaz-Pimienta explica que «es en el siglo XVIII cuando la décima como estrofa entra en la literatura cubana. Todos los investigadores coinciden en que junto a la décima escrita, e incluso con mayor profusión que ésta, se manifestaba por todo el país la décima cantada-improvisada, en la voz de campesinos de origen canario que las decían con sus viejas tonadas de trabajo y jolgorio».

La geografía del punto y de la décima improvisada en Cuba coincide con la geografía del café y del tabaco, asentamientos de origen fundamentalmente canario, mientras que en las provincias más orientales, con mayor población de origen africano, el cultivo de la improvisación de décimas no prospera, siendo el son montuno y otras formas musicales de influencia afro los cantos campesinos locales. Por otra parte, en su indispensable libro Décima y Folclor, de Jesús Orta Ruíz (El Indio Naborí), nos explica, con sabia sencillez, que «la décima llega a Cuba y se impone, entre otros factores, porque su métrica y su pausa se avienen perfectamente a las exigencias de las melodías ya asimiladas por nuestro pueblo».
Sea cual sea su origen, al que haremos referencia y trataremos con mayor profundidad, no podemos referirnos a la décima y repentismo viñalero sin poner el acento en Benito Hernández Cabrera también conocido como «Benito el Viñalero» o «El cantor del valle».

BENITO. INFANCIA HUMILDE Y CAMPESINA.

Benito Hernández Cabrera nació en el Calvario el 3 de abril de 1912. Tras la muerte de su papá tuvo que hacerse cargo de la economía del hogar trabajando en el campo para ayudar a su familia, hecho que derivó en el abandono de sus estudios, llegando solo a alcanzar el 3er grado. Ya desde su más temprana edad Benito se desenvolvía como pez en el agua en ambientes de canturía, encontrando su inspiración en el trabajo de agricultor y en el desempeño de diferentes  trabajos como el de panadero, chófer y mecánico. Aquellos que le conocieron le recuerdan como un joven con una habilidad asombrosa organizando los versos. Dicha virtud innata para el verso le llevó a cantar en los clubes de Pinar del Río e incluso en la estación de radio CMAB de Pinar.

UN JOVEN AUTODIDACTA

Benito en su afán de aumentar sus conocimientos, se prepara de manera autodidacta para investigar en profundidad sobre la décima. En 1953, mientras se encontraba trabajando en La Habana, mantiene relaciones directas con poetas de reconocido prestigio como Francisco Riverón, Pedro Guerra y Pablo León entre otros, relaciones éstas que contribuyeron a profundizar en la construcción literaria de sus versos cantados. También insistió mucho en la necesidad de que los jóvenes poetas estudiaran con seriedad para evitar los errores en que muchas veces se incurren por no leer y estudiar la gramática, expresando al respecto que: “la gramática hace mucha falta y quien no la conoce no puede darle embellecimiento a la décima. Los jóvenes tienen inspiración, pero no se preocupan por la superación. ¡Alabao; la décima lleva muchos requisitos para que salga bien hecha. Hay que conocer desde la espínela”.

Poco después regresa a Viñales para cuidar de su madre, donde se desempeña en diferentes trabajos: chófer, electricista y pequeño comerciante.

COMPROMISO CON EL ARTE

El 26 de julio de 1962, forma parte de una delegación artística-campesina a Playa Girón, en homenaje al primer cosmonauta del mundo: Yuri Gagarin, que en aquel momento se encontraba visitando Cuba. Personalidades como Celia Sánchez, El Indio Naborí y Eduardo Saborit atendieron a la pequeña delegación de repentistas, y fue en ésta donde Benito tuvo la oportunidad de cantar junto a los mejores bardos decimistas cubanos. A petición de Celia, Benito cantó para el Comandante en Jefe, Fidel Castro en el Teatro Amadeo Roldán.

Benito, como hijo del Valle de Viñales, improvisaba haciendo mención a su tierra natal, sin caer en el facilismo, elevando al arte el modo de vida campesina, los logros de la revolución que transformarían al campesinado cubano, los acontecimientos sociales, el allí y el ahora del contexto, usando elementos literarios impregnados de melancolía, de color arcilla, de verde tabaco, de manos de piel agrietada como el papiro. Empleaba metáforas sencillas que llegaban enseguida al pueblo que le escuchaba con deleite.

Benito falleció en Viñales el 7 de enero de 1987 con 75 años a causa de una grave enfermedad.

 

Reconocimientos:

  • Certificado de Honor, por el Comité de Usuarios y la Junta Directiva entregado el 27 de mayo de 1983 en la Casa de Cultura Marina Azcuy de Viñales.
  • Diploma «Cantor del Valle» otorgado por la Asamblea Municipal del Poder Popular en Viñales, dado el 28 de mayo de 1983 con la presencia de Jesús Orta Ruiz.
  • Distinción por la Cultura Nacional otorgada el 21 de marzo de 1986 por el Ministro de Cultura en el Museo Municipal de Viñales, en ocasión de rendírsele un homenaje en el marco de la Semana de la Cultura que se desarrollaba en el Municipio.
  • Además de otros reconocimientos entregados por su destacada labor en el rescate de los valores de la décima cubana y resaltar las bellezas del Valle de Viñales.

Fuentes:

  • Díaz-Pimienta Alexis: 2001 «Apuntes para un estudio diacrónico del repentismo en Cuba. «Generaciones»y «promociones» que marcaron su evolución en el siglo XX» en: Revista Ciberletras: http://www.lehman.cuny.edu/ciberletras/v07/pimienta.html
  • Breve acercamiento a la historia de la décima y el repentismo en Cuba. Díaz-Pimienta Alexis. BULLETIN Hors-sérIE 2009. SOCIÉTÉ SUISSE DES AMÉRICANISTES / SCHWEIZERISCHE AMERIKANISTEN – GESELLSCHAFT
  • https://www.ecured.cu/Benito_Hern%C3%A1ndez_Cabrera
  • https://amautacentrocultural.es/amauta/valle-de-vinales-un-laurel-infinito-y-un-pedazo-de-cielo/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *